Adopta la Generosidad

La generosidad es una habilidad que se entrena a través de la práctica. Es decir, el generoso lo es por sus hechos y no solo por sus palabras. La generosidad es una virtud que suma felicidad, paz interior, ilusión y alegría a tu vida porque el amor que das vuelve a ti con más fuerza.

Jesús dijo: «Más bienaventurado es dar que recibir» (Hechos 20:35). El propósito de compartir es el de “beneficiar al dador”. Se podría decir, entonces, que dar o compartir no es la manera que Dios usa para levantar fondos, sino la forma que usa para levantar hombres.